Arcanos del Tarot: El Diablo 3


Nueva carta en la sección de “Arcanos del Tarot“, en la entrada de hoy hablaremos sobre el Diablo, una figura poco querida.

Carta 15: El Diablo

Arcano el Diablo

En la carta del Diablo podemos ver claramente la figura de este ser demoníaco, con sus cuernos, la estrella invertida en su frente y su cuerpo rojo (el rojo es el color del fuego y la pasión). En este tarot (el universal) su cara dibuja una sonrisa malévola (signo de que es un ser astuto). A sus pies tiene encadenados a un hombre y una mujer desnudos (signo de la dominancia o la dependencia) y parece estar prendiéndole fuego a uno por la espalda (como signo de traición o malas intenciones). En el Tarot de Marsella en lugar de prender fuego, en su mano izquierda sujeta una espada (símbolo de conflicto y lucha).

Desde luego es una carta poco apreciada porque siempre está unida a conflictos y problemas, pero esconde algo más.

El Diablo es la carta de los CONFLICTOS y las complicaciones, de las luchas internas. Nos habla de RIESGOS y TENTACIONES. De los INSTINTOS y las dependencias (normalmente cuando le acompañan cartas que nos lo confirman, sino puede ser solo una tentación o un exceso). Pero también nos habla de apasionarse y de ser astuto y aprovechar las oportunidades.

 

 

En el tema personal, representa a una persona ambiciosa y apasionada (según con qué cartas puede ser obsesiva), con gran magnetismo y que no teme el riesgo. Es una persona que conoce las debilidades ajenas y sabe cómo sacarlas provecho, es astuta. Se rige por una vida de placer, le gustan los bienes materiales y trabaja para acumular para él mismo.

Si esta carta acompaña a cualquier arcano que represente a una persona, nos estará indicando que esa persona es poco fiable, engañosa o traicionera. Cuidado.

En la salud nos va a indicar un riesgo o problema en la salud. Nos puede hablar de ansiedad o estrés. También suele indicar un incremento en la enfermedad y que se tienen actitudes autodestructivas (por ejemplo diablo + colgado pueden hablarnos de adicciones).

En la economía nos hablará de dificultades y complicaciones. También puede indicar que hay un dinero ganado de forma poco honrada. Nos puede prevenir de inversiones arriesgadas (por ambición).

En el plano sentimental nos indica una necesidad sexual elevada, pero también nos habla (bien rodeada) de pasión y entendimiento sexual. Por otro lado nos puede prevenir de un exceso de dependencia de la otra persona o que puede haber problemas y conflictos en la relación. Si el consultante no tiene pareja nos indica que busca solo placer, que es libertina (no le gusta encadenarse) y que puede ser una persona egoísta que sólo busca una relación por interés.

En cuanto al trabajo, igualmente nos avisa de complicaciones y conflictos. De un ambiente tenso. Hay que vigilar a los compañeros para que no se aprovechen. En este sentido nos puede indicar competencia desleal, traición, espionaje. En general el Diablo nos dice que se pueden estar tomando decisiones demasiado arriesgadas.

Si no tiene trabajo, esta carta nos dice que lo tiene difícil. Puede avisar de que se está haciendo trampas o que podría “robar” el puesto.

El consejo que nos da: Cuidado. Sé astuto, aprovéchate, saca tu instinto de supervivencia. Y también, ponle más pasión y sé más instintivo.

 

Grupo de Estudio de Tarot


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 ideas sobre “Arcanos del Tarot: El Diablo

  • AIORIA DE LEO REY DEL PODER

    La mujer tiene la cabeza abajo ( simbolo de SUMISION AL HOMBRE, INDIGINADAD, COMPLEJOS,TEMOR AL Q DIRAN,SOLEDAD,con las piernas juntas simbolo de autodisiplina y conocimiento) pero q sin embargo esta atada al diablo como simbolo materialista igual q el hombre

  • Linux vps

    En el Tarot de Rider , la mujer-demonio tiene al final de la cola, uvas y el hombre-demonio la cola esta encendida . A diferencia del de Marsella, aqui el diablo tiene una tea en la mano en lugar de la espada, y al parecer esta encendiendo la cola del hombre-demonio.