Luna Azul 2015 – Ritual 2


Hola a todos.

Este mes es un mes muy especial en el calendario mágico y astronómico. El día 31 de este mes hay LUNA AZUL.

¿Qué es la Luna Azul?

La Luna Azul es un fenómeno que se da raras veces, en el que en un mismo mes hay 2 Lunas Llenas, lo que significa que en esa estación (este año, en Verano), habrá 4 lunas y no sólo 3 como es lo normal. Este hecho le confiere a la energía de la Luna un poder especial.

Luna Azul Ritual

Esta Luna está cargada de Energía y es un momento muy favorable para hacer nuestras peticiones y rituales ya que, según se dice, pueden ser hasta 9 veces más poderosos.

 

El ritual de la Luna Azul

Por regla general yo no realizo rituales para otras personas, a menos que sean muy allegados, pero esta es una ocasión especial y me gustaría compartir con todos vosotros este momento tan especial, y enseñaros un ritual muy simple y efectivo para este día tan poderoso.

Con este ritual vamos a expulsar de nuestra vida las cosas negativas y atraeremos las positivas, además podremos pedirle algo a la Luna para que nos ayude a alcanzar un objetivo. Este objetivo o deseo debe ser algo personal (hay que pedir para uno mismo, pues no podemos obligar a los demás a recibir algo que no sabemos si van a querer o si les conviene) y debe ser algo grande, importante, especial.

Los que aún queráis participar, estáis a tiempo hasta el viernes 31 de Julio  a las 23:30 h (hora española) que empezaré yo a hacer el ritual. Sería ideal si todos los que hagamos el ritual nos uniéramos (mental y energéticamente) haciéndolo en nuestras casas a esa hora. Avisaré cuando comience yo con mi ritual a través de facebook, así que estad atentos a mi página si queréis hacerlo a la vez.

 

¿Qué se necesita?

Ritual Luna Azul 2015

Estos son todos los materiales que vamos a necesitar

  • 3 papeles y algo para escribir. El papel que sea lo más natural posible, (si es reciclado mejor) y usad las manos para cortarlo, evitad el uso de metales en este ritual. Un lápiz o pintura, si es morado o azul mejor.
  • Una vela blanca y cerilla para encenderla (no uséis mechero). Si es pequeña mejor porque habrá que tenerla encendida hasta que se apague por si misma. NO debemos apagar ni soplar esta vela. Simboliza el fuego y la pureza de nuestra petición.
  • Un cuenco con agua. Simboliza y representa el agua. Para que sea agua “más natural” cogedla un rato antes (una media hora antes o más) para que se evapore el cloro.
  • Un piedra. Podéis elegir la que energéticamente más os guste, la que vaya con vuestro signo del zodiaco o simplemente una piedra natural del río o la playa (lavadla en el lugar donde la cojáis). En mi caso tengo una piedra que además sirve para portar la vela, así que también sirve. Como habréis imaginado esto simboliza la tierra.
  • El aire nos rodea, así que también estará presente a nuestro alrededor y en nuestra propia respiración. Intentad haced el ritual en un lugar limpio y ventilado, sin olores ni humos. Aunque sí podéis quemar un poquito de incienso de olor suave y que os guste (si la vela es aromática, ya servirá con eso).
  • Por último nosotros mismos debemos prepararnos, nos daremos una ducha o baño, nos relajaremos y nos pondremos ropa limpia. Si estamos descalzos para este ritual mejor. Todo esto nos ayuda a conectar con al energía de la Tierra y la Luna.

El ritual

Después de toda la preparación, debéis concentraros y pensar detenidamente qué es lo que queréis proponer a la Luna tanto para que os lo quite, como para que os dé. Debe ser algo importante, realmente importante y grande.

Es muy importante en este ritual pensar por nosotros mismos y para nosotros mismos. Puede parecer muy altruista y bondadoso pedir para otra persona (sobretodo si les queremos) pero realmente estamos deseando cosas que tal vez esa persona no desea, no busca o no le conviene, por muy buenas intenciones y pensamientos que tengamos.

Dicho esto vamos con el ritual.

  • Una vez limpios, encendemos la vela (y el incienso si es el caso) y respiramos profundamente. Nos concentramos visualizando la Luna en nuestra mente (o podemos mirarla si la vemos desde donde estemos).
  • En el primer papel vamos a pensar aquellas cosas que queramos que se vayan de nuestra vida: puede ser algo en concreto por lo que lo estamos pasando mal, algo que no nos deja avanzar, algo que nos angustie, o puede ser algo más general como ciertos sentimientos que a veces tenemos y no nos dejan vivir felices (“quiero que me quites los celos”, o “quiero dejar de ser envidioso”, o “no quiero tener miedo”, etc). Seamos sinceros ya que nadie nos juzgará por lo que vamos a escribir aquí. Una vez lo tengamos claro, lo escribimos (en forma resumida, por ejemplo “mis miedos”, y lo rodeamos con un círculo cerrado.
  • En el segundo papel vamos a escribir las cosas que queremos que vengan a nuestra vida, obviamente serán cosas buenas y beneficiosas para nosotros (por ejemplo: “quiero encontrar una pareja que me apoye y me haga feliz”, o “quiero tener más fuerza de voluntad”); no hay límite, aunque cuánta más pidáis menos control tendréis sobre si se cumplen o no. Escribiremos igual que antes una palabra o algo corto que lo resuma, después de haber pensado en ello. Esta vez no tenemos que hacer ningún dibujo ni círculo (dejamos abierto a que entre a nuestra vida).
    Un consejo en este tema es que si queréis o necesitáis dinero (o cualquier otra cosa material) no lo pidáis tal cual, es mejor pedir un medio para conseguirlo por ejemplo: “necesito un aumento de sueldo” o “necesito encontrar un trabajo para pagar el piso”, cosas así, concretas y que os implican a vosotros y no solo es dinero caído del cielo. He comprobado que funciona mucho mejor así.
  • En el tercer papel vamos a mantener una conversación con la Luna. Vamos a hablarle de lo que queramos, de nuestros deseos más profundos, de nuestros miedos más secretos y de todas aquellas cosas que a nadie más le contamos. Es aquí cuando realmente vamos a conectar energéticamente, y recibiremos su fuerza y su energía. La Luna y la energía que nos transmita se encargarán de solucionar o conceder aquellas cosas que verdaderamente anhelamos o necesitamos. Es un momento casi de meditación o confesión, debéis tomarlo como un momento de liberación.
    Cuando hayamos terminado, sin prisas, dibujaremos una Luna Llena que representa todo lo que hemos pensado y le hemos contado. Este papel debemos guardarlo cerca de nosotros, bajo al almohada por ejemplo, hasta que veamos que nuestros deseos se cumplen o llegan a nosotros las cosas que pedimos.

Ya has hecho la parte más difícil. Ahora queda cerrar el ritual.

Para que las cosas que hemos pedido puedan entrar en nuestra vida, debemos dejarles espacio y liberar las cosas que queremos quitarnos. Para ello cogemos el primer papel donde escribimos las cosas que queremos que se vayan y con mucho cuidado (toma las medidas que necesites para esto) quemaremos el papel en la vela y dejamos que la vela se consuma completamente y se apague ella sola. Recoge las cecinas cuanto puedas y guárdalas a parte. A partir de la mañana siguiente, lleva las cecinas al lugar que te apetezca (a veces ese lugar nos llama poderosamente la atención sin motivo aparente) y deja o tira las cenizas allí.

Cenizas del ritual para tirar

Después del ritual me han quedado estas cenizas…

 

El segundo paso para cerrar el ritual es esperar a la siguiente Luna Llena o en los días anteriores mientras la Luna está Creciente (hasta entonces habremos guardado este papel junto con el tercero cerca de nosotros, bajo la almohada por ejemplo). Quemaremos con una vela nueva el papel donde escribimos las cosas que queremos que entren o lleguen a nuestra vida (el segundo). Y ofreceremos estas cenizas a la Luna, dejando que vuelen en el aire a la luz de la Luna.

El tercer papel lo guardaremos el tiempo que sea necesario hasta que los deseos se cumplan o hasta fin de año, no es necesario que sea debajo de la almohada, puede ser en una cajita, en un libro que sea especial para nosotros, etc. Cuando llegue el momento ese papel también habrá que quemarlo y ofrecer las cenizas a la Luna Llena igual que con el papel segundo (esta vez no será a Luna Creciente). A veces pasa que el papel se pierde, no os preocupéis si pasa esto, significa que ya no lo necesitáis porque vuestros deseos se están cumpliendo o están en camino para ello.

 

Deuda kármica

Como siempre que se emplea Energía, se crea una conexión (yo la crearé con vosotros para que vuestro ritual tenga efecto) y una deuda kármica. Cuanto mayor sea tu objetivo o deseo que le pidas a la Luna mayor será esta deuda kármica (cuidado, no significa que vayáis a recibir ningún castigo o algo parecido, no os asustéis). Pero hay que tener esto en cuenta para que esa deuda no se vuelva contra nosotros. Para pagar esta “deuda kármica” podéis hacerlo mediante actos buenos hacia otros, desinteresados, altruistas y que estén al nivel (de energía) de lo queráis pedir o hayáis pedido. También podéis pagar literalmente por ello, si os resulta más cómodo o fácil, para lo cual os voy a dejar un botón de donaciones, si elegís este método podréis contribuir con la cantidad que creáis adecuada, sin presiones. Sed honestos.

¿Por qué voy a recibir yo ese dinero? Sencillo, haré el ritual para vosotros y con vosotros a la hora señalada, así que durante cierto momento estaremos todos unidos y eso también supone una inversión de Energía por mi parte. Pero repito, lo dejo en vuestras manos, es vuestra decisión y es totalmente voluntaria.





Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 ideas sobre “Luna Azul 2015 – Ritual