Primeros pasos para aprender Tarot [Curso de Tarot]


¿Por dónde deberíamos empezar cuando queremos aprender Tarot? ¿Qué es primero la baraja o la teoría? ¿Cómo elijo una baraja para empezar? ¿Qué debería estudiar primero? En el artículo de hoy vamos a responder a estas y otras preguntas.

Primero pasos para aprender Tarot

En líneas generales, los primeros pasos que llevar a cabo cuando queremos aprender a echar las cartas son:

  1. Hacernos con una baraja.
  2. Aprender el significado general de las cartas.
  3. Hacer nuestra la baraja, cargarla con nuestra energía.
  4. Aprender algunas tiradas básicas.
  5. Practicar mucho, con nosotros mismos, con personas de confianza, amigos, etc.

Vamos paso a paso con los 5 puntos:

 

1.- Elegir una baraja

Este puede ser un paso abrumador cuando uno empieza. Hay muchas barajas disponibles en el mercado, más o menos bonitas y complejas. Por eso cuando uno empieza a aprender, yo siempre recomiendo la baraja de Rider-Waite, porque sus dibujos no son complejos, pero son visualmente atractivos e inspiradores. La lectura de esta baraja es muy intuitiva, y sus ilustraciones (sobretodo en los arcanos menores) ayudan mucho.

Durante un tiempo intenté aprender con el Tarot de Marsella y me costaba, mucho, hasta el punto que pensé que me sería imposible y durante un largo periodo aparté las cartas de mi lado (era incapaz de realizar una tirada sin consultar mis apuntes y me sentía una estafa como tarotista). Todo porque la baraja, por mucho respeto que le tenga, por mucha tradición y antigüedad que posea su simbología, no era inspiradora para mí. No era capaz de conectar y sus dibujos no inspiraban mi intuición. Todo cambió cuando di con la baraja adecuada, la de Rider-Waite en su versión “Tarot Universal”, cuyos dibujos me parecieron mucho más “bonitos” y “modernos”, más cercanos… y en conclusión me inspiraron mucho más.

¡Pero cuidado! Elegir una baraja “demasiado” bonita, podría confundirnos pues no apreciaremos la simbología de los colores, habrá detalles de más que no nos aportarán nada; una baraja demasiado compleja o artística tampoco nos será de ayuda para aprender.

Así que insisto: elegir la baraja adecuada es muy muy importante.

 

2.- Aprender el significado de las cartas

Al principio, cuando estrenamos baraja, cuando nos acercamos a las cartas por primera vez, estamos deseosos de aprender su significado y comenzar con alguna tirada. Yo recomiendo primero familiarizarse con las cartas antes de hacer ninguna tirada “en serio”, porque podremos decepcionarnos mucho con lo que vemos o conseguimos si no conocemos en profundidad las cartas.

Lo peor que puedes hacer cuando estudias los significados es plantarte delante de un libro y leer extensas teorías. Intentar memorizar a golpe de libro el Tarot es tedioso y en muchos casos no lleva a buenos resultados. Por eso lo mejor es buscar quién nos enseñe o, en caso de estudiar nosotros solos, buscar un curso o textos que nos enseñen de forma amena e intuitiva. Por ejemplo, si te digo que la carta de la Estrella significa señales e inspiración, podrás retenerlo temporalmente (ahora intenta hacer esto con 78 cartas…), pero si te digo que en la Estrella vemos una constelación, y te digo que antiguamente los marineros se guiaban por las estrellas en el cielo, ellos seguían esas señales para orientarse… ¿verdad que recordarás mucho mejor su significado de “señales”? Ahora cada vez que veas esta carta automáticamente tu cerebro verá las estrellas y pensará en la señales de los marineros… y nunca olvidarás este significado. ¿A que ahora parece fácil?

Como consejo en este apartado, diré que lo que a mí me parece mejor, más útil y lógico es comenzar a estudiar los 22 Arcanos Mayores, y cuando lo sepamos bien, bien y tengamos práctica con ellos, comenzar con los Arcanos Menores. Esto lo recomiendo así porque: primero, los Arcanos Mayores son “sólo” 22, con lo cual terminaremos antes y en seguida podremos ponernos a hacer tiradas; y segundo porque los Arcanos Mayores poseen muchísima información en sí mismos y no necesitan de los menores, en la mayoría de los casos, para proporcionarnos una respuesta completa. No así los Arcanos Menores, que son más concretos y “terrenales” y poseen cada uno menos información o menos completa, además son más y te llevará mucho más tiempo aprender todos.

 

3.- Hacer “nuestra” la baraja

Con esta expresión me refiero a que debemos familiarizarnos con la baraja como instrumento de trabajo. Y no me refiero a familiarizarnos con el Tarot en general, sino con nuestra baraja física que tenemos entre las manos. De nada sirve saber los significados y luego usar cualquier baraja. Un cocinero tiene “sus cuchillos” o un peluquero “sus tijeras”… porque está acostumbrado a trabajar con esas (y no con otras), de igual modo una baraja debe estar cargada con tu energía (y no con la de otro).

De primera mano puedo asegurar que no interpreto igual de bien una tirada hecha por mí que por otra persona (obvio, porque no la hice yo), pero es que hay también grandes diferencias cuando uso una (“mi”) baraja que cuando uso cualquier otra de mi colección. De igual forma, no se interpreta igual si yo te digo “la tirada es el mago, la estrella, el colgado”, a que si tu coges estas tres cartas, las pones delante y las miras por ti mismo. La conexión creada con tu baraja es imprescindible.

Para poder cargar una baraja, tan solo debes usarla: mírala, manoséala, observa cada carta, haz algunas tiradas de prueba, dedica un poquito de tiempo de cada día a formar este vínculo. Es muy útil estudiar los significados de los arcanos con esa baraja, puesto que la conexión será completa y además verás que le coges un cariño especial (siempre será “la baraja con la que aprendiste”). Así, cuando estrenes baraja en el futuro, deberás hacerla tuya de igual modo y aunque conozcas los significados de los arcanos, verás que cada baraja te produce pequeñas sensaciones diferentes, cambian algunos detalles con los que igualmente tendrás que familiarizarte, así que tendrás que realizar el proceso cada vez que estrenes una baraja.

Cuando veo una tarotista o vidente con su baraja vieja, con los cantos desgastados y las imágenes descoloridas, sé inmediatamente que esa baraja es muy especial y lleva mucho tiempo con esa persona. Lo valoro positivamente, y esto es algo que he hecho siempre, incluso antes de ponerme a “estudiar” el Tarot.

 

4.- Aprender algunas tiradas básicas

Tirada Tarot dos cartasAhora que conocemos el significado de las cartas y además la baraja es “nuestra”, ya podemos leer o estudiar algunas tiradas sencillas. Es mejor empezar con pocas cartas (porque relacionar los arcanos unos con otros es lo más difícil, así que mejor empezar con pocos), por ejemplo tiradas con dos o tres cartas y no más. Cuando ya estemos listos y conozcamos 3 o 4 tiradas diferentes, elegiremos una. Barajamos pensando en una pregunta, centrándonos en el destinatario (otra persona que nos esté ayudando o nosotros mismos), sacamos las cartas necesarias y las miramos en general intentando ver qué nos trasmiten al primer vistazo, si es algo positivo o negativo, para luego ir a una visión más concreta de cada posición.

Con tiempo, irás aprendiendo y practicando más tiradas. Lo normal es que vayas quedándote con aquellas más útiles, las que más te gusten y mejores resultados te proporcionen. Pero no te estanques, deberás aprender a manejar (y elegir según la situación) varias tiradas que se adecuen a según qué consultas. Créeme, no hay una tirada universal que sirva para todos los casos.

 

5.- Practicar

Aquí no hay mucho que decir, practicar significa hacer muchas tiradas (a nosotros mismos, a otras personas de confianza, etc.), intentar interpretarlas completamente, ayudándonos de nuestros “apuntes” o “chuletas” lo menos posible y, como recomendación importante, escribir lo que veamos. Escribir nos servirá para comprobar en el futuro y rectificar, y también para aprender a hilar frases, seleccionado significados (porque cada arcano significa varias cosas y debemos aprender a distinguir cuándo elegir uno u otro).

Estudiar con otras personas es de gran ayuda, será un aprendizaje recíproco, porque aprenderemos de la otra persona y ella de nosotros y nuestras interpretaciones se enriquecerán. Además como ambos seréis estudiantes, no juzgaréis lo bien o mal que lo ha hecho la otra persona y seréis más comprensivos con los errores del otro (y recuerda que el Tarot, debemos respetar lo que el otro ve, porque no todos vemos lo mismo).

Consejo para mejorar la interpretación y la fluidez: Intenta, al menos como conclusión y resumen de la tirada (y sobretodo si estás aprendiendo), formar una frase que concentre todo lo que te dicen los arcanos. Incluso si no responde directamente a la pregunta o tienes que olvidarte un momento de lo que significa cada posición. Coge una palabra clave de cada carta e intenta hilar una frase (este ejercicio lo realizaremos mucho en nuestro grupo de estudio del curso de tarot). A modo de ejmplo te pongo una tirada de 3 cartas: sacerdotisa – fuerza – justicia; cuyas palabras clave pueden ser: estudios – fuerza o voluntad – examen; de aquí podremos formar la frase: “ha estudiado con gran esfuerzo para el examen“. Éste es un ejemplo muy muy sencillo ¿pero a que ya le ves la utilidad?

¡Pues ahora a practicar!

 

Grupo de Estudio de Tarot

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *